"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" Bertolt Brecht

viernes, 1 de julio de 2011

Publicidad oficial y campaña electoral PRO


Siempre hay tiempo para incumplir promesas

En las campañas hay todo tipo de apuros. Uno de ellos es lograr cumplir desde el gobierno con las promesas que se hicieron en la campaña en que se logró la victoria.
Historia antigua parece ser la promesa de 10 kilómetros al año de subtes. Una docena de colectivos articulados en un carril exclusivo y un centenar de ciclorodados para utilizar en lujosas bicicendas construidas a un costo de medio millón de pesos el kilómetro parecen haber sido más que suficiente para garantizar un excelente desempeño electoral de Mauricio Macri. No obstante, la promesa incumplida debe generar algún tipo de ruido en los comandos de campaña del PRO. Por eso se hace necesario publicitar profusamente en estos días la promesa de que el subte llegará a Villa Urquiza allá por noviembre de este año.
Más allá de lo extraño de publicitar con semejante antelación una obra que de por sí ya viene demasiado demorada, aún a pesar de que el gobierno de Macri se endeudó a tasas siderales para hacer subtes (debiendo luego dar otro destino al dinero ya que no había proyectos listos para ejecutar las obras), me parece necesario recordar lo que en un artículo anterior, referido al veto sobre publicidad oficial, hacíamos referencia a este tema del uso de la publicidad oficial en los días previos a una elección:
Respecto del artículo 9º, el veto es definitivamente cínico: la ley prohibía la publicidad oficial (con excepciones vinculadas al desarrollo de los comicios, temas de salud o de servicios públicos) durante los 30 días previos a la elección. En el decreto de veto Macri afirma que “el plazo allí establecido resulta ser excesivo y contrario al estipulado en similares términos por la Ley Nacional 26.571, que fija un plazo de quince (15) días de prohibición a la fecha prevista para la realización de las elecciones primarias y la elección general, plazo que aparece como más razonable en relación con la necesidad de comunicar las acciones de gobierno aún en épocas electorales.”
Puede que sea discutible la razonabilidad del plazo. Se puede argumentar por más o por menos días. Lo que no se puede es contradecir la propia postura tan groseramente, ya que en una conferencia de prensa que brindó el propio Macri en mayo de 2007 y que podemos encontrar en el diario La Nación bajo el título “Macri se quejó de la ‘campaña sucia’ en afiches y en la prensa”, el actual Jefe de Gobierno prometió que en 2011 “no realizará publicidad oficial ni inauguraciones de obras públicas en los 30 días previos a los comicios”
 Es evidente que se trata de otra promesa que se llevó el viento.

Gasto en publicidad oficial

Hoy mismo recuerda este tema en una nota chequeado.com. Me llamó la atención específicamente este párrafo: 
Sin embargo, existen formas de determinar cuándo se usa la publicidad oficial como elemento de propaganda. En términos cuantitativos, Charosky remarcó que se manifiesta con un incremento en el gasto de publicidad en años electorales. Sobre este punto, la directora del Área de Libertad de Expresión de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC),  Eleonora Rabinovich, contó a Chequeado.com “que desde el ADC, se solicitó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires un pedido de informes sobre el gasto en publicidad oficial de los últimos meses, pero, desafortunadamente, no contestaron.
Resulta extraño que la ADC no haya accedido a la información, puesto que es pública y debería estar en este link de la página web de la Ciudad. Es cierto que hay un atraso inexplicable en la publicación, ya que la información disponible en la web es la correspondiente al segundo trimestre del 2010. Pero es información que el Gobierno de la Ciudad entrega a la Legislatura, casi con puntualidad de acuerdo a la Ley 70.
También es cierto que el segundo trimestre de este año acaba de cerrar, por lo que la última información disponible es la correspondiente al cierre de marzo del 2011, aunque como veremos se puede sacar alguna conclusión de esos datos.
Una primera aproximación que podemos hacer es mencionar el gasto publicitario total de la Ciudad (Publicidad y Propaganda) tomando como punto de partida el último ejercicio previo a la asunción de Mauricio Macri (2007):


 Como se puede observar, el gasto crece fuertemente a partir del primer año de gestión. Sigue creciendo en 2010, aunque en forma más moderada, pero en 2010 cada habitante de la Ciudad aportó en promedio $ 50 al gasto publicitario de la administración macrista. El gráfico siguiente muestra claramente cómo impactan las variaciones si tomamos en cuenta el gasto total del la Ciudad:


Como se puede observar, en el 2009 el gasto publicitario alcanza el punto más alto del periodo midiendolo respecto del total de erogaciones de la Ciudad. El aumento del 2010 no alcanza para sostener un gasto que medido en estos términos se había ido al doble del año anterior, aunque tanto en ese año como en los dos primeros años de gobierno del PRO la ejecución del presupuesto fue espectacular, sin lugar a dudas:


Tratando de ver en más detalle si existe alguna concentración del gasto publicitario en los meses electorales, analicé el gasto por trimestre y asimismo lo hice por semestre, comparando el primero y el segundo semestre de cada año y tomando también como referencia el gasto entre abril y septiembre (lo que vendría a ser el semestre del medio). Eso puede tener alguna utilidad para analizar incluso el primer trimestre del 2011 y extraer conclusiones también.
Lo primero que llamó mi atención es que en no todos los casos el primer trimestre tiene baja ejecución (excusa habitual de los funcionarios macristas). Si bien parece existir el síndrome del recien llegado en el 2008 (la ejecución del presupuesto fue en el primer trimestre del 0,24% del presupuesto, con $ 139.715,84), no es algo que se repita a lo largo de todo el periodo. El año electoral de 2009 alcanza una ejecución del 6,33% en el primer trimestre, pero en 2010 el primer trimestre es extrañamente el de mayor ejecución del año: 28,8% del presupuesto de ejecución, con $ 44.692.432,15. Por eso resulta muy llamativo que en el 2011, que también es electoral como todos sabemos, la ejecución del primer trimestre alcance apenas $ 10.930.531, es decir una cuarta parte de lo gastado en el mismo trimestre del año pasado y apenas un 6,93% de los $157.723.630 presupuestados (cifra que por lo similar a lo efectivamente gastado el año anterior esperamos que se vuelva a sobreejecutar).
Casualmente las elecciones del 2009 fueron también a mitad de año: un 28 de junio. Ese año, el gasto publicitario entre abril y septiembre concentró un 56,23% del total, mientras que en el 2010, la mayor concentración del gasto se dio en el primer semestre (56,02%). Es probable que este año, si Macri logra su reelección, observemos en el gasto publicitario el mismo recorrido que en 2009.
Para finalizar, les dejo el detalle de la ejecución en Publicidad y Propaganda durante el gobierno de Mauricio Macri (clic en la imagen para agrandar):


3 comentarios:

  1. El sueño de Macri es tapar toda la ciudad con publicidad oficial, de tal manera nada de lo real se podra observar sino solamente caras sonrientes en unos marcos amarillos.

    ResponderEliminar
  2. Estamos en el mismo viaje, te ayudo a apuntar y te Apunte en el Doc9 tambien, abrazo

    ResponderEliminar
  3. Quizás deberían decir "Aquí también la Ciudad crece" con la fotito de macri en una de las esquinas, esos carteles parecen no llamar la atención. Cada vez que veo algúno de esos carteles (los amarillos o los celestes) recuerdo el viejo "Menem lo hizo", todos vuelven a su primer amor.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails