"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" Bertolt Brecht

jueves, 14 de julio de 2011

Responsables varios


Muchas veces pensé en tener, además de este blog sobre política, dos más: uno para hablar de fútbol y otro para hablar de tránsito, más precisamente de los denominados "accidentes" de tránsito. Como no hice ninguna de las dos cosas, me voy a permitir hablar en este post (al fin y al cabo, soy una especie de monarca de la línea editorial de esta página) de un choque que presencié ayer y que podría haber provocado una tragedia. Por suerte, a nadie le pasó nada serio, más allá de lo material.
No es mi intención caerle a nadie encima, más allá de que voy a señalar a algunos responsables. Las citas a la autoridad son solamente en la parte que les corresponde, porque considero que las normas de tránsito debemos interiorizarlas todos y no necesitar de vigilancia policial constante para hacer las cosas bien.
En la imagen se puede observar la esquina de Avenida de los Incas al 3900, lugar de constantes choques (un par de veces me tocó llamar ambulancias, incluso). Las flechas indican el sentido de la calle, y se puede ver (pido disculpas por la calidad de la foto), que en la parte de arriba un Vollkswagen Gol de color gris no se encuentra en el sentido de circulación. Su posición fue el resultado de haber sido embestido por un taxi que Circulaba por la Avenida en dirección oeste mientras el del Gol intentaba cruzarla. El golpe lo hizo girar, a riesgo de subirse a la vereda en donde se encuentra un conocido bar de la zona, que además tiene mesas en la vereda (alguna vez vi un taxi ahí mismo, junto a las mesas, encajado entre dos grandes canteros que se ve que pusieron como contención).
Ahora, la colección de responsables. En la imagen se puede ver marcados por un círculo dos autos (uno blanco y otro negro, ambos con vidrios polarizados) estacionados en el extremo del boulevard, obviamente en infracción (también hay uno al otro lado). Todos los accidentes que se producen en esa esquina tienen como particularidad que el paisaje se completa con coches que, al estar estacionados allí, impiden que el que cruza vea adecuadamente si alguien viene por la avenida.
Acá viene la parte del Estado: en la esquina frente al bar, suele haber un policía federal. Está muy bien que nos cuide de que alguien ponga en riesgo nuestra vida en un asalto, pero los coches estacionados de esta forma también ponen vidas en riesgo. No estaría mal que al menos se les haga una seña para que no estacionen (además no es un lugar donde sea difícil conseguir lugar ni mucho menos, en la avenida misma se puede estacionar desde las 21 a las 7). También tiene su parte el Gobierno de la Ciudad: en la columna de alumbrado que se ve en la foto, sobre el bar, hay una cámara de la Policía Metropolitana. La ciudad tiene además un cuerpo de tránsito, y puedo dar fe de que incluso desde la Legislatura se dio aviso al Ejecutivo del riesgo de permitir estacionar en los lugares señalados.
Por último, los involucrados en el accidente: el del Gol, que cruzó como si estuviera en su propio garage. Más allá del obstáculo visual, no me dio para nada la impresión que estuviera muy atento a si venía alguien. De hecho, no frenó al lado del coche blanco para tratar de mirar mejor. El taxista, que en lugar de las luces cortas traía las de posición. No sólo somos una de las pocas ciudades que conozco donde los taxis son negros, sino que además la gran mayoría de ellos circulan de noche casi a oscuras (no es un reto, es un ruego para que entiendan la peligrosidad que entraña y que cambien). ¿Qué necesidad tiene ser invisibles?
Chocaron sin ni siquiera llegar a frenar. El compendio de irresponsabilidades, esta vez, no produjo por suerte víctimas.

4 comentarios:

  1. Aporte interesante acerca de una situación que se reproduce en todos lados. Habría que agregar algún comentario acerca de los ciclistas, que se empeñan en ignorar las reglas de tránsito, con o sin bicisendas, y de los peatones que otro tanto.

    El de fútbol lo dejamos para mejores tiempos, ¿no?

    Abrazo.
    RDM

    ResponderEliminar
  2. El fútbol lo dejo por ahora, pero si Batista puede ser el técnico de la selección, casi que me animo a cualquier cosa...

    ResponderEliminar
  3. Tambien se ocasionan inconvenientes,dado que los vecinos de la Torre Incas,edificio de enormes apartamentos que superan los 350m2;y todos ellos doblan en contra mano para llegar antes a sus lujosos hogares y no optan por seguir hasta la Calle Plaza.

    ResponderEliminar
  4. Esta foto (http://twitpic.com/8bwkbk) fue tomada el día 25 de enero. Un choque igual, las mismas circunstancias. Por suerte sin heridos, aunque en el coche blanco iba un niño que se pegó un susto enorme y lloró un buen rato. La cámara del Gobierno de la Ciudad, que bien podría haber servido para alertar a una grúa respecto de la camioneta Kangoo roja con vidrios polarizados, sí fue útil para avisar por la radio que en esa esquina había habido un "accidente", tal como escuché yo mismo a las 14 en Radio Continental (AM 590).

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails