"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" Bertolt Brecht

martes, 12 de julio de 2011

La calidad del voto


Parte de este post me hubiera gustado publicarlo la semana pasada, pero el final de la campaña y la organización de las tareas de fiscalización el día de la elección me hicieron imposible contar con el tiempo necesario para escribir. Supongo que me hubiera servido para mostrar alguna coherencia entre lo que pensaba antes del resultado de la elección y lo que pienso ahora, por lo que no me queda otra que confiar en la buena fe de los lectores y en los amigos que me hayan escuchado opinar sobre lo que voy a referir a continuación.
Lo que pretendía comentar era el fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad respecto de la validez del voto a las autoridades comunales, a pesar de que se votara con una boleta perteneciente a una comuna diferente. Para hacerlo lo más corto posible, el Tribunal accedió a una petición de Proyecto Sur y del PRO (el mismo partido que gobierna y que debía encargarse de difundir todo lo relativo a las elecciones comunales) para que se computen como válidos los votos para autoridades comunales de cada partido aunque se haya votado con la boleta del mismo partido pero para otra comuna. Dijo al respecto el Tribunal:
"Vale señalar que la hipótesis de confusión de comuna que los requirentes conceptúan probable, queda, en el caso del elector que incorpora la boleta de extraña comuna, acreditada por esa misma circunstancia;"
En definitiva, que el elector es un tonto que no sabe lo que hace. De ahí a postular el voto calificado, sólo un paso. Tal vez sería bueno recordar los tiempos en que unos pocos iluminados (que destruyeron el país, además) decían que la ciudadanía no estaba "madura" para votar. A contramano de ello, podemos citar uno de los fallos más reiterados por la jurisprudencia:
Uno de los presupuestos en que se basa la filosofía del Estado de Derecho y de la forma democrática es la información y la participación conciente de cada ciudadano en la vida política, a fin de poder conocer y establecer las diferencias entre los distintos programas partidarios y plataformas electorales. Todo ello con la suprema finalidad de que el sufragio tenga una fundamentación racional. Son los partidos políticos los que, mediante actividades de divulgación doctrinaria, deben despejar las dudas que, en cuanto a las ideas sostenidas por los mismos, puedan abrigar los ciudadanos, y estos, a fin de concienciar su voto, participar en dichas actividades (cf Fallo 113/85 Cámara Nacional Electoral)” (la negrita es mía)
El voto por Macri

Aunque me disguste lo que la gente votó el domingo, aunque crea lo que crea, tengo necesariamente que respetar la racionalidad del elector porteño. Hay algunas cosas que me parece importante destacar:
1. El voto es siempre racional, como sostengo más arriba, pero el razonamiento no es lineal: cada uno construye su realidad a partir de la información que recibe y proyecta un futuro de acuerdo a su propio bagaje.
2. El voto es racional pero en las elecciones no se vota para "dar la razón" a nadie. Como electores, nos arrepentimos más de una vez de haber votado a alguien o haber dejado de votar a algún otro. Lo que se elige es lo que se considera con mejores perspectivas de acuerdo a los valores de cada uno y luego de ello la comparación resulta imposible: jamás podremos saber qué hubiera sido de un gobierno con Filmus o Solanas al frente en el mismo tiempo y lugar. 
3. Hay que respetar la decisión de la mayoría y, en todo caso, cuestionarnos a nosotros mismos (que no vamos a renunciar a nuestras ideas así como los macristas no renunciaron a las suyas cuando fueron derrotados en 2003) respecto de las razones por las que no pudimos ofrecer a los porteños una alternativa más atractiva para votar.
Creo que Nicolás Furfaro resume muy bien en este post mucho de lo que pienso. (Edit: también este post de RDM)

La segunda vuelta

Lo que no podemos perder de vista es que el futuro empezó anoche y la mirada soberbia sobre los resultados sólo nos puede acarrear mayores disgustos. Mal que nos pese, aunque el desierto en el que nadan estas sardinas parezca más grande que lo que era el sábado, hay que mirar al futuro con autocrítica y reflexión, pero sobre todo con alguna visión estratégica. Por eso creo modestamente que no debería presentarse Filmus a la segunda vuelta. No se trata de bajar los brazos, que se entienda. Los números son más que contundentes: Filmus debería sacar alrededor del 90% de los votos de quienes no optaron ni por él ni por Macri en primera vuelta para ganar, todos los antecedentes del mundo le juegan en contra y ninguno de los otros candidatos se va a inmolar apoyando a Filmus en la segunda vuelta ante una derrota segura del candidato. 
En el mejor de los casos darán "libertad" a sus votantes, y algunos partidos apoyarán a Macri con la esperanza de poder sumar algunos de sus votos en las elecciones presidenciales. Precisamente esto último hay que tenerlo bien presente: la segunda vuelta de la Ciudad es apenas dos semanas antes de las primarias presidenciales. Exponer a Cristina Fernández de Kirchner a la aplastante derrota de su candidato en unas elecciones que van a generar malhumor en los porteños (porque nadie va a esperar un resultado diferente y todos preferirían usar ese día para dedicarse a otras cosas) tiene costos. Seguir prolongando el festejo macrista tiene costos, y otorgar una legitimidad mayor al 65% al desmantelamiento brutal del Estado en la Ciudad tendrá costos también.
Por algo los grandes medios de comunicación no presionan para que Filmus se baje. Lo quieren ahí donde está, seguir un poco con la campaña, y seguramente los últimos días previos a la elección se lanzaran con todo a la conquista del malhumor de los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires al grito de que el capricho de Cristina les hace perder valioso tiempo a todos.
De mi parte, solamente dejar claro que el compromiso que expreso desde este blog seguirá presente (incluso pretendo hacer esfuerzos para escribir más seguido) y que por nada del mundo estoy hablando de rendirse o de algo parecido sino de seguir aportando ideas e información aunque la corriente vaya para otro lado. El nombre de mi blog lo acredita.

6 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, Fer. Y decí que te conozco honesto, porque si no pensaría que buena parte de las ideas me las afanaste de acá: http://especulacionprecoz.com.ar/la-noche-despues/
    Abrazo grande.
    RDM

    ResponderEliminar
  2. Es así nomás, la verdad es que no lo había visto el post sino lo hubiera recomendado como el de Nicolás (edito ahora para ponerlo arriba también).
    Una sola cosa al respecto, que también voy a comentar luego en tu blog, y es que creo que nunca es tarde para que se baje Filmus. De hecho, si le hace falta alguna excusa, puede esperar al escrutinio definitivo que empieza mañana (creo que además la diferencia puede ampliarse un cachito ahí). Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. "tengo necesariamente que respetar la racionalidad del elector porteño", sólo con esto te ganaste la simpatía de un lector que no coincide la rama del pensamiento político de tu jefe político.
    A veces la culpa la tiene Clarin, La Nación o Perfil como agregó el compañero Aníbal, o a veces es verdad que los porteños nos parecemos a Macri como también dijo Fernández, pero quizás, sólo quizás, es bueno preguntarse lo que te preguntaste en el último párrafo "cuestionarnos a nosotros mismos (que no vamos a renunciar a nuestras ideas así como los macristas no renunciaron a las suyas cuando fueron derrotados en 2003) respecto de las razones por las que no pudimos ofrecer a los porteños una alternativa más atractiva para votar" y dar una muestra de humildad y generosidad que en el futuro va a ser mas digna que llamar asquerosos a los porteños con hizo hoy Fito en Página.

    ResponderEliminar
  4. Te agradezco mucho el comentario. Yo también creo que lo de Fito Páez es un error grosero, abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con ambos. Lo de Fito es mucho más que un error grosero: es una estupidez importante. Y lo del editor del diario, ni hablemos.
    Abrazo.
    RDM

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la cita Fernando.
    Serán cuatro años más de posts, análisis y gráficos. Acá estaré leyéndolos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails