"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" Bertolt Brecht

martes, 13 de julio de 2010

La plata de las escuelas


La Legislatura esta a punto de tratar (el expediente tiene preferencia para este jueves) un proyecto de la Diputada Morales Gorleri (Presidenta de la Comisión de Educación e integrante del bloque PRO) que plantea la necesidad de modificar la Ley 3232, que establece la venta y rezonificación de una serie de inmuebles en el área conocida como Catalinas, destinando el producido de su venta a obras en el área de Educación.
Dicha ley reserva los fondos a “obras nuevas cuyo comienzo tenga como origen el ejercicio 2009 y siguientes”. Este texto fue incorporado durante el debate parlamentario para lograr supuestamente que  los fondos que se conseguían con la venta de tierras públicas generaran un excedente presupuestario por encima de los recursos del tesoro que habitualmente se destinan a este fin.
Cabe aclarar, por cierto, que durante la gestión de Mauricio Macri el dinero invertido en Educación provino de endeudamiento. Lo mismo ocurrió con otras áreas sociales tras la creación del denominado "Fondo de Infraestructura Social" (FOISO), a través de la Ley 2570.
La ley de creación del FOISO destinaba una suma cercana a los 388 millones de pesos al área de Educación. Esa cifra no fue ejecutada ni en el año 2008, ni sumando la ejecución del año 2009, como oportunamente señalé.
A pesar de los acuerdos parlamentarios previos, cuando se aprobó el presupuesto 2010 se modificó la integración del FOISO (por medio de la Ley 3379) suprimiendo los fondos destinados a Educación pero sin incorporar en el presupuesto partidas con una fuente de financiamiento distinta a la venta de los terrenos de Catalinas, por lo que muchas obras aún inconclusas carecen de los fondos presupuestarios necesarios para llevarlas adelante, poniendo una vez más por encima de la inversión en áreas sociales prioritarias cualquier otro gasto que tenga que ver con el maquillaje de la Ciudad.
Es digno de señalarse que en los años 2008 y 2009, a pesar de que los montos votados para infraestructura escolar y hospitalaria por parte de la Legislatura eran individualmente muy superiores a las partidas destinadas a mantenimiento de la vía pública, finalmente se terminó invirtiendo en esto último más del doble que en obras en Salud y Educación. Es así que sumando la ejecución de los años 2008 y 2009 en el área de infraestructura escolar, nos encontramos con que sólo se llegó a ejecutar el 85% del presupuesto del año 2008.
Resulta incomprensible entonces que se haya restado del FOISO la totalidad de las obras pendientes en Educación, destinándose fondos a recolección de residuos (125 millones) o a reparación de aceras (109 millones), por citar dos ejemplos que muestran claramente el tipo de prioridades de la actual administración.
La nueva propuesta destinará más de 144 millones de pesos a obras pendientes de reparación de escuelas (aproximadamente un tercio del total de fondos obtenidos por la venta de Catalinas), convalidando una política que sigue endeudando a la Ciudad y vendiendo terrenos públicos para un objetivo que está muy lejos del que se proclama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails