"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" Bertolt Brecht

miércoles, 30 de junio de 2010

Sugestiva forma de hacer vuvuzela catalán

En esto de hacer experiencia de a poco respecto de escribir un blog me cuestiono algunas cosas. Trato de darle a cada post algún valor, sea porque publico información que no encuentro en otros medios o porque trato de plantear algún punto de vista sobre algún tema.
Sé que no se puede ser siempre original, pero hay ocasiones en las que me parece válido hacer el esfuerzo de ayudar a transmitir un mensaje, o de discutir desde una posición alternativa algún tema. En el fondo, el nombre del blog tiene un poco que ver con eso. No me suelo sentir parte de corrientes mayoritarias de pensamiento, aunque lo desee (y juro que así es, no es que me guste nadar contra la corriente).
Entre las críticas que me hago, suelo plantearme cierta incomodidad respecto de los temas que aquí se publican: a veces me siento un poco monotemático, ya que escribo casi en forma excluyente sobre la gestión de Mauricio Macri. Trato de convencerme de que al fin y al cabo escribo sobre los temas que mejor conozco, y sobre los que puedo aportar algo nuevo, aunque sea un poquito.
En esta necesidad de escribir tiene mucho que ver la sensación de que Mauricio Macri tiene una protección mediática formidable, sobre la que ya me expresé en algunas oportunidades. El centro de esa protección viene siendo ocupado obviamente por el Grupo Clarín, que ostenta una hegemonía incuestionable que ojalá pueda terminar de la mano de la implementación de la ley de medios.
Con todo esto en la cabeza, muchas veces me siento tentado a plantear discusiones sobre lo que sale en el diario o en alguno de los múltiples medios del grupo. Lo hago muchísimo menos que las veces que lo pienso hacer, todo por no convertir a este blog en una especie de caricatura de un loro.
Pero algunas veces es imposible, como cuando leí la nota que ilustra esta página y que salió en la tapa del diario de hoy.
En verdad que se trata de un caso complejo. La Dictadura Militar de los años 1976-1983, nos dejó entre sus muchos y deplorables legados los resultados de una sistemática práctica de sustracción de bebés de madres desaparecidas. La formidable tarea desarrollada hasta hoy por las Abuelas de Plaza de Mayo permitió que ya hayan sido restituidos más de cien nietos. Los hijos de la dueña de Clarín podrían ser hijos de desaparecidos.
Siempre me resultó "sugestivo" que la dueña de Clarín usara todo su poder para evitar que se cotejen muestras de ADN de sus dos hijos, Marcela y Felipe, con las muestras de familiares de desaparecidos que tiene el Banco Nacional de Datos Genéticos. Al fin y al cabo, me resulta incomprensible que tratándose de algo tan particular y personal como el perfil genético alguien prefiera pasar casi una década batallando política y legalmente en vez de someterse a las pruebas necesarias para demostrar que no tiene fundamento alguno la acusación.
Pero todo siguió parado hasta que llegó a intervenir la Corte y una nueva jueza que decidió realizar un procedimiento para extraer muestras de ADN, que incluyó quedarse con la ropa interior de Marcela y Felipe. Muchos pensamos que finalmente iba a tener un desenlace esta causa, pero estábamos equivocados.
Resulta ahora que los perfiles encontrados eran hasta de tres personas diferentes, algo también "sugestivo", pero que permite al diario decir hoy (claro que citando una fuente anónima, que además especula):
Fuentes ligadas al caso deslizaron la sospecha de que la supuesta imposibilidad de realizar el mapa genético de Marcela y Felipe sea en realidad una maniobra dilatoria frente al hecho de que no se habrían hallado coincidencias con el ADN de las familias de desaparecidos a las que podrían corresponder, de acuerdo las fechas de sus nacimientos.
La verdad es que cuesta entender a esta altura que no se pueda terminar de resolver el tema. Mientras los chicos se sigan negando a extraerse sangre, mientras cualquier procedimiento se considere vejatorio por parte del diario (que por ejemplo no parece pensar lo mismo de realizar controles con saliva para hacer cosas  como labrar actas de tránsito), mientras algunos personajes de la oposición le hagan el circo a Ernestina Herrera de Noble sosteniendo exactamente lo opuesto que en otras oportunidades, vamos a seguir sin conocer la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails