"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" Bertolt Brecht

viernes, 20 de agosto de 2010

Ganadores y perdedores del presupuesto de la Ciudad: Educación


La asignación de recursos a través del presupuesto y, sobre todo, la ejecución de ese presupuesto nos brinda un panorama muy concreto respecto de la política de un gobierno. En este caso, con los datos que suministra el Ministerio de Hacienda del Gobierno de la Ciudad a través de la cuenta de inversión (en este caso correspondiente al 2009) y la ejecución presupuestaria del segundo trimestre del 2010, podemos alcanzar muchas conclusiones respecto de la enorme distancia entre la realidad y un discurso que se sostiene a fuerza de publicidad oficial y medios de comunicación aliados.
No es un detalle menor que podamos observar en la ejecución de la primera mitad de este año que mientras se lleva gastado el 75,12% del presupuesto en publicidad y propaganda, en infraestructura escolar sólo se ha  invertido el 7,38%.

El espacio de la Educación 

Los números que tienen que ver con la inversión educativa muestran una pendiente de la que parece difícil salir. Cuando pocos días atrás me enteré (pocos lo hicimos, porque no fue noticia para ninguno de los grandes medios) que Macri no había construido una sola escuela en dos años y medio de gestión, no me causó demasiada sorpresa.
El cuadro que sigue muestra la evolución del porcentaje que significa la Educación en el gasto total de la Ciudad:


Se pueden hacer un par de comentarios respecto de la curva: el nivel del 2002 pertenece a un año en que los ingresos de la Ciudad se desplomaron y la prioridad en el gasto la tuvieron los salarios de los empleados públicos. Todo el periodo 2000-2003 tiene algo que ver con un estado flaco de recursos para invertir en obra pública y dado que los salarios docentes explican un alto porcentaje de las erogaciones del Ministerio de Educación, es lógico que haya representado un porcentaje más alto.
No hay que dejar de tener en cuenta que bien podría haberse pretendido recortar salarios entonces. También podríamos proponernos a futuro un nivel de gasto educativo más cercano al 30% que al 25%, pero esa es  otra discusión. En todo caso, un parámetro razonable sería el que establece como piso de participación el artículo 12º de la Ley de financiamiento educativo (Ley 26.075), o sea el correspondiente al año 2005, que fue del 27,57%.
De acuerdo al gasto verificado (es importante resaltar que la ley se refiere a ejecución y no a presupuesto), podemos observar que durante el primer año de gestión de Jorge Telerman (2006), la Ciudad gastó por debajo del mismo (27,05%), aunque hubo una fuerte recuperación en el año 2007, que llevó el porcentaje de participación de la Educación a una cifra superior al piso del 2005 y casi tan buena como la del 2004. Decir que Mauricio Macri encontró un nivel de gasto educativo que con un 27,84% sobre el total cumplía acabadamente con la ley de financiamiento es inobjetable.
Igual de inobjetable es decir que durante su gestión, incluidas las perspectivas de gasto para el año en curso, la Ciudad no alcanzó las metas: aunque se recuperó un poco la participación en 2009, el 27,15% de ese año no alcanza, como tampoco el 26,64% que representó en 2008, cifra que resulta la más baja de la serie.
Sin duda que estas cifras son preocupantes, pero cuando analizamos el reparto entre Educación de Gestión Pública y Educación de Gestión Privada, la cosa resulta peor:


En este caso la curva se hace más pronunciada en los años del PRO: La Educación Pública, que en el año 2005 significó un 23,38% del gasto total de la Ciudad y en el 2007 un 23,68%, cayó al 22,08% en 2008 y apenas subió al 22,14% en 2009, demostrando que la recuperación parcial del gasto educativo en el total no fue precisamente para la Educación pública


Es así que llegamos a este cuadro, que representa claramente el salto de las transferencias a Educación Privada en el gasto educativo, pasando de un promedio entre el 15 y el 15,5% en el periodo 2000-2007 a un 18,46% en el año 2009 (14,93% en 2007). De más está decir que las transferencias a la Educación Privada son uno de los rubros de mayor crecimiento del gasto durante la gestión de Macri, y que por supuesto el nivel de crecimiento es inexplicable.
En materia de infraestructura escolar, tras el bajísmo nivel de ejecución del 2008 (sólo el 56,93%), se mejoró un poco alcanzando una ejecución del 61,64% en 2009, cifra que respecto del periodo 2003-2009 resulta la segunda más baja (no cuento con cifras de los años anteriores, pero doy por sentando que en el 2001-2002 fueron seguramente muy malas producto de la crisis que mencionamos más arriba):


De esta forma, si tomamos nota de la ejecución del segundo trimestre del 2010 (el argumento de los procesos de licitación a mitad de mandato no es demasiado fácil de sostener) el panorama es preocupante. Como para poder decir que evidentemente Macri se tomó muy a pecho eso de que el saber no ocupa espacio.

12 comentarios:

  1. Excelente nota. Pido permiso para sacar algunos datos y publicarlos en un artículo mío, obviamente citando la fuente.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por los gráficos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos, pueden citar lo que gusten.

    ResponderEliminar
  4. Había comentado pero se ve que toqué algo mal y no quedó, está buenísimo el post porque es irrefutable: A Macri le chupa la educación. La duda que me queda igual es: como será este mismo grafico a nivel Provincia de Buenos Aires. También para un futuro estaría bueno analizar el gasto neto ponderado. Es decir supongamos en el 2003 iba 1 a educacion y se recaudaba 2, 50%, y en el 2010 van 4 a educacion y se recaudaron 10, 40%. El porcentaje se reduce pero la cantidad de pesos crece muchísimo. Para saber si se destinó mas o menos habría que calcular cuantos pesos se gastaron y cuanto se podía comprar con esos pesos en cada año, una indexación. Muy bueno el blog, saludos.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Leno: Comparto la inquietud sobre los datos de la provincia de Buenos Aires, ya que al ser un distrito económicamente más atrasado que la Ciudad necesita aún más de la inversión educativa.
    Es importante lo que señalás del gasto ponderado. Como digo en la nota, eso incide en el porcentaje que significó la educación en el medio de la crisis y podría servir de defensa al Gobierno de Macri si concedemos que gracias a aumentos de impuestos varios y al crecimiento de la economía la Ciudad tiene una recaudación más alta.
    No obstante, la ley de financiamiento educativo establece un piso de gasto que se dejó de cumplir durante su gestión (el incumplimiento del primer año de Telerman fua adecuadamente compensado el segundo año). Pero lo más importante, es observar la evolución de la inversión en infraestructura escolar tomando como referencia lo gastado en el año 2007: mientras los gastos de la Ciudad crecieron en el periodo 2007-2009 un 63,10% y la inflación probablemente rondó un 40% o 50%, en el año 2009 se invirtió apenas un 4,48% más que en el 2007 (en este caso lo importante es que cualquier cifra de inflación los deja muy mal parados). Es decir, que en términos reales, aún tomando como buenas las cifras del INDEC, la inversión en infraestructura escolar es más baja durante el Gobierno de Macri que lo que recibió como herencia.
    Tengo varios post sobre el tema educativo. Podés encontrar más información en este listado:
    http://sardinaseneldesierto.blogspot.com/search?q=educaci%C3%B3n
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por la aclaración, de nuevo muy buena data. Están buenas estas notas de este tipo. En la mayoría de los bloss se pegan gritos al aire "Macri se caga en los chicos" sin mayores exlicaciones. Vos acá me decís "mirá te pongo los números que demuestran el compromiso de macri con la educación, no es una opinión mía, son hechos".
    Muy bueno el laburo de investigación, abrazo!

    ResponderEliminar
  8. No soy ciudadano de la Ciudad de Buenos Aires, pero yo tenia una imagen muy positiva de Macri. Sin embargo los numeros que se muestran aca no lo favorecen para nada. Me gustaria saber que grado de veracidad tienen porque hay otrqas publicaciones totalmente diferentes, y eso lo unico que hace es confundir y no tener una informacion que permita apoya o no a un candidato a nivel nacional.

    ResponderEliminar
  9. Jotaere:
    Trato de que toda la información sea chequeable, así que me parece bien tu consulta. Los datos pertenecen a las Cuentas de Inversión (el detalle de gastos de cada año) de la Ciudad de Buenos Aires, hasta el año 2009, y lo que corresponde a 2010 a la ejecución presupuestaria del segundo trimestre, que es la información más actual con que cuento. Toda esa información se puede encontrar en la página web del Gobierno de la Ciudad, en el área de Hacienda, y figura como "información contable". No obstante, la cuenta de inversión perteneciente al año 2009 por algún motivo todavía no está en la web, a pesar de que se la entregó a la Legislatura (lugar donde trabajo y por eso la tengo) hace casi dos meses. No te puedo ofrecer enviarla por mail porque es una cantidad de archivos muy grande y pesada (revisarlos también es engorroso), pero si querés algún dato puntual puedo intentarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Debí editar la nota porque descubrí un error en uno de los datos sobre ejecución presupuestaria. Lamentablemente, al ver la ejecución presupuestaria del 2008 confundí el monto que correspondía a la ejecución con el que figuraba como "saldo no utilizado". Lo atribuyo a que el monto era muy alto, pero el error no deja de ser mío.
    De todas maneras, la confusión (en vez de consignar 180 millones de pesos en el 2008 consigné 126), no cambia el hecho de que la ejecución del presupuesto de infraestructura escolar fue en el 2008 la más baja del periodo 2003-2009: 56,93%. De hecho, no me hizo falta corregir el resto de la nota.
    Pido disculpas de todos modos y agradezco la comprensión.

    ResponderEliminar
  11. Nombrá quién fundó tantas escuelas en CABA y menos en 2 años y 1/2 Destacá sí el estado de las escuelas, hiper deterioradas, vandalizadas, con faltas estructurales endémicas y después aseverá un comentario acerca de un gobierno de la ciudad que más está haciendo y por añadidura NO ROBA. Que veranee en Brasil lo hace con su dinerillo, que lo tuvo siempre y no se ha hecho millonario con la plata del pueblo.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo:
    No me sería demasiado difícl nombrar "quién fundó tantas escuelas". Sin ir demasiado lejos, durante los gobiernos de Ibarra y Telerman se inauguraron un promedio de alrededor de neve escuelas por año. Nadie inicia todo lo que inaugura, así como Telerman inauguró muchas obras iniciadas por Ibarra seguramente éste inauguró obras de la gestión de Olivera. Lo cierto es que en el caso de Macri, muchas obras en marcha, como las del polo educativo de Saavedra, fueron paradas porque se prefirió usar el dinero para arreglar veredas.
    Resulta imposible hacer más invirtiendo menos en términos reales (por elo el discurso del PRO es siempre en términos nominales). Eso de "hacer más" no pasa de los carteles amarillos, y en las notas de este blog sobre educación hay muchos datos concretos sobre eso.
    Por último, si Macri roba o no, trato de no ponerlo en discusión. Trato de discutir las políticas públicas más allá del factor corrupción, porque estoy seguro de que sería muy pernicioso creer que se puede hacer determinadas cosas y que el problema pasa por la honestidad o no de quien las implementa. Por eso no hago foco en si Macri veranea mucho o poco (evaluá vos en todo caso si es razonable que uno de cada cuatro días descanse) dónde lo hace o quién lo paga. También dejo a tu cargo evaluar si se ha hecho millonario viendo crecer un árbol de dólares en el patio de su casa o robando a través de sobreprecios en licitaciones, evadiendo impuestos o la forma que te parezca. Yo al menos tendría mucho cuidado en no ser demasiado contundente al respecto.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails